Torcido.

Algún día.

Recuerdos nublosos y abrazadores se depositan en mis sienes y transcurren durante horas por la áspera habitación cubierta de prendas por el suelo. Los revoloteos de mi mente se consumen en la profundidad de la ocuridad y se funden con la nada. Nada realmente existe, todo se vuelve opaco y sin sentido con el transcurrir de las horas.
El vacío se propaga; con el conocimiento de que dicho está mal, sigo haciéndolo, pero me resulta involuntario.
Aún así continúa, y no hay ni existe algo en mi interior que logre impedirlo. Las fuerzas se me desgastan y me pierdo en los escombros de mi retorcida mente.

Algún día lo evitaré.
Una mañana con neblina cegadora.
Una tarde de abril caminando por la playa.
Un día de invierno con el frío acalambrando mis extremidades.
Algún día seré capaz,
no hoy, no mañana,
quizá dentro de un año,
quizá dentro de una vida,
pero lo lograré,
confío en que lo haré.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: